domingo

ORGIA POR HAITÍ



De verdad que no quería pero es que me supera. Después de ver a los famosos de Jolivud en la TV cogiendo los teléfonos para recoger fondas para Haití, después de ver a los futbolistas veteranos hacer partidos, a los escritores recitar sus poemas, a los concesionarios de ITV andaluces donando la recaudación para Haití, voy a comprar el otro día y una cajera del Eroski me suelta que si quiero donar un euro por Haití. Y uno, que es un egoísta de los gordos, le digo que no, que paso mucho. Elle, me responde, casi extrañada, que un euro no es nada.

Yo, que estaba recogiendo en ese momento la compra, no aguanto más. No es nada, le digo, pues precisamente por eso. Porque no es nada. Le explico que, según la ONU, como ya ha salido en este blog, cada mes, mueren de hambre 96.500 personas. Un terremoto al mes. Le digo que muchas de esas personas han muerto de hambre en Haití, sin necesidad de terremoto y nada. Y que no veo ni a su empresa, ni a los futbolistas, ni a los escritores comprometidos, ni a las ITV, ni mucho menos lo que llaman comunidad internacional, poniendo un duro por ello.

Pero las cajeras saben. Me pone mala cara, arroja la hucha contra su sitio de modo que suenan todas las monedas que van a salvar del hambre a los niños haitianos y la gente me mira con cara de “vaya, otro capullo que viene a joder”.

Así que nada, al llegar a casa, me siento fatal, y miro la chatarra de las vueltas que suelo guardar en la lata de las vueltas y me pregunto qué tipo de persona sin alma soy, capaz de guardarse un euro con la que está cayendo en Haití.

Decido, antes de que los remordimientos me hagan trizas, que luego las noches son largas y uno sueña con negritos atrapados entre escombros y no pega ojo, que tengo que ayudar y pretendo bajar al Eroski, a poner un euro en la hucha. Pero me recuerdo también que si hago eso, si termino la entrada de este blog de ese modo, la/el anónimo cariñoso me dirá que he vuelto a ponerme trascendental, así que se me ocurre proponer una cosa.

Una ORGÍA POR HAITÍ. Que sí, que no es broma. Digo yo que si hablamos con el PK2, nos cederán el espacio baratito, que es por Haití, y cada uno pagamos 30 euros y arreglado. Lo que se saque para Haití. En mi caso, que no sé jugar a fútbol, que no sé recitar versos que estremezcan en alma, que no voy a volver a comprar en el Eroski y que no tengo que pasar la ITV hasta el 2011, pues oye, ya que se recaudan fondos para Haití montando un circo, al menos que sea un circo popular y democrático, donde participemos todos, donde las empresas no hagan su propaganda buitre-sentimental, donde Zidane no siga forrándose y donde no tengamos que soportar a poetas poniéndose la medalla. Todos/as desnuditos, todos/as solidarios/as, todos/as a la una: POR HAITÍ.

Y manos a la obra, o a donde nos dejen.

¿Qué, nos animamos?

5 comentarios:

Vocal dijo...

El Pk2??

Casi que busco la hucha del Eroski¡

B

Carmen Santos dijo...

No sé, no sé, que lo de desnudarse está muy visto ya y lo hace todo quisqui, desde los bomberos hasta los protésicos dentales que sacan calendarios, pasando por cajeras de supermercado. Mejor me apunto también a la hucha.
Saludos

Olga dijo...

Con permiso y a propósito (y a pesar de estar en El País):
http://www.elpais.com/articulo/ultima/Juan/Palomo/elpepuopi/20100125elpepiult_1/Tes
Bss

JALOZA dijo...

Has estao cumbre, tío. Yo soy otro tipo raro, como tú...jojojo

Anónimo dijo...

No tienes remedio